Contacto Calendario





Síguenos en...

   
 Creado por:


 Con la colaboración de:






Quiero saber...Añadido ›12/11/2009 12:00:37
¿Qué es el TLP?
 Cada vez con más frecuencia, llegan a las consultas de psiquiatras y psicólogos, y también a las urgencias de los hospitales, casos de personas, que son en su mayoría jóvenes, que sufren de una especie de caos personal que, a veces, les lleva a poner en peligro su vida.

Estas personas se sienten consigo mismas en un casi permanente estado de confusión, como si no tuvieran una identidad propia suficientemente constituida que les sujete en la vida.

Tienen verdaderas dificultades para regular sus necesidades desde sí mismos, por lo cual se encuentran a merced de sus propios impulsos, a los que no saben poner límites. Viven en una permanente inestabilidad emocional, como en una especie de "montaña rusa", de la cual, y esto es lo grave del problema, pueden salir despedidos en cualquier momento. Esa inestabilidad es justamente la clave del trastorno que padecen.

¿Qué significan las siglas TLP?

 

Las siglas corresponden al diagnóstico de Trastorno de Personalidad Límite. Está codificado según el DSM (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales), clasificación de la APA (Asociación Psiquiátrica Americana).
 
Hay otra clasificación psiquiátrica, el CIE-10, Criterios de la OMS (Organización Mundial de la Salud) denomina a este trastorno "trastorno de inestabilidad emocional de la personalidad", ya que es una característica crucial.
 
Estas siglas, en inglés, equivalen a BDP (Borderline Personality Disorder). El término borderline, que se puede traducir como "limítrofe" o "fronterizos" hace referencia a la frontera entre neurosis y psicosis de estos pacientes. Y se puede considerar autor de este término a Adolf Stern (1938).
 
 Algunos síntomas indicativos de TLP
  • Esfuerzos en evitar abandono
  • Relaciones interpersonales inestables e intensas con alternancia entre idealización y devaluación
  • Alteración de la  identidad.
  • Inestabilidad afectiva debido a una gran reactividad.
  • Sentimientos crónicos de vacío.
  • Ideas paranoides o síntomas disociativos transitorios relacionados con el estrés.

Todos estos criterios dificultan la relación con los demás y consigo mismos.

En el sustrato biológico destacan:

  • Impulsividad.
  • Conducta o ideación suicida y/o automutilante
  • Ira inapropiada.

 

¿Es el trastorno límite el único Trastorno de Personalidad que existe?

 
Ni muchos menos, hay varios tipos de trastornos de personalidad que tienen en común el patrón estable de los síntomas.
 
 ¿Cuándo se suele diagnosticar este trastorno?
 
La aparición de conductas y rasgos límites suele iniciarse en la adolescencia e inicio de la vida adulta. El diagnóstico de TLP se realiza cuando los síntomas se han mantenido de forma más o menos intensa durante un periodo de tiempo largo (2-5 años).
En todo caso, como indica Vicente Rubio Larrosa, hay que tener en cuenta que "Lo cierto es que cuando tenemos delante a un paciente con TLP vemos, notamos y sentimos que los criterios DSM se nos quedan cortos, el paciente nos desborda con una auténtica catarata de sensaciones y sentimientos mucho mas ricos e ilustrativos que los criterios diagnósticos, podriamos decir que son unos síntomas que están “escondidos” y “ocultos”, no porque no sepamos que están y existen sino por que no son “oficiales” ya que no nos aparecen en las clasificaciones y evidentemente el ignorarlos nos condiciona el abordaje terapéutico del paciente.
 
¿Para qué sirve un diagnóstico?
 
Es una orientación para los profesionales que les permite realizar un tratamiento adecuado, y para los familiares, que pueden entender más el problema y aprender a llevar mejor la situación.  
Sirve para que se pueda derivar a los pacientes afectados a profesionales especializados en trastornos de la personalidad.
 
¿Se puede diagnosticar antes de la adolescencia?

 

Se pueden observar conductas que podrían relacionarse con síntomas de TLP pero a esa edad es demasiado pronto para hablar de TLP. Por otra parte esas conductas se pueden confundir con otros problemas o características evolutivas de la infancia y adolescencia.

  

¿Cuándo se debe consultar a un especialista?
 
En un niño o adolescente que presenta conductas o ideas que ocasionan problemas o tenemos dudas sobre su normalidad, es conveniente hablar con el pediatra. Si son mayores de 18 años debemos hablar con el médico de familia. Ambos profesionales pueden orientar sobre la situación y derivarles a un servicio especializado en salud mental para adultos o infanto-juvenil.

 

 ¿Es posible su prevención?

 

Actualmente la mejor prevención es poder diagnosticarlo lo antes posible y recibir el tratamiento adecuado, ya que el desarrollo de un trastorno de personalidad implica muchos factores, biológicos y ambientales, que hoy en día todavía no se conocen con precisión. En todo caso,  tenga en cuenta que suelen ser personas más sensibles de lo habitual.
   
 ¿Por qué es el TLP un problema?

 

Porque hay una gran inestabilidad afectiva y conductual que afecta a muchas áreas de la vida (formativa, laboral, afectiva, relacional) del paciente y de las personas que le rodean. Puede haber otros problemas asociados, como pueden ser trastornos del estado de ánimo, de la alimentación, drogodependencias,  que agravan aún más el problema.
La persona afectada, teniendo unas capacidades y una inteligencia normal, por su incapacidad de gestionar sus emociones, no puede utilizar estas potencialidades y ésto es algo que cuesta mucho de entender a las personas de su entorno.  
 
¿A quién me puedo dirigir yo como afectado?

 

Al médico de familia, que puede informarle del centro público de salud mental correspondiente a cada zona de residencia. Estos centros están especializados en la atención a los diversos trastornos en salud mental. Infórmese: A veces hay programas especializados en su zona. Otra opción es ponerse en contacto con las asociaciones de TLP que hay en toda España. En ellas le informaran sobre los centros específicos de Trastornos de Personalidad, públicos y privados, de la zona donde vive.

 

 ¿Hay esperanza para gente con TLP?, ¿Se curan o es un trastorno crónico?

 

No hemos de pensar que es un diagnóstico tan negativo. Hay aspectos de la persona afectada que son muy válidos y que son los que con terapia se han de potenciar. No todo es el trastorno. El trastorno es la parte de la personalidad de la persona que no le deja funcionar bien. El concepto de curación en el TLP hace referencia a conseguir una disminución de la intensidad de los síntomas y de la interferencia que pueden tener en las diversas áreas de la vida, llegando a conseguir una  mayor estabilidad y autonomía.
La persona puede aprender habilidades para contrarestar estas carencias que tiene a nivel emocional. Puede madurar emocionalmente con la psicoterapia.
. 
 ¿Qué tipo de terapia es adecuada para una persona afectada del TLP?

 

La mayor parte de personas con TLP precisan tratamiento combinado  de psicoterapia  y farmacología en función de la gravedad de sus síntomas.
Diversos estudios señalan que lo más importante, no obstante, son las psicoterapias. Y la medicación es una ayuda para realizar mejor la psicoterapia.
Existen fármacos que son eficaces para la depresión, ansiedad, impulsividad, síntomas psicóticos, etc., que serían los síntomas que puede presentar una persona afectada de TLP. Según la persona se le dará una medicación u otra.
 
Estas son las  terapias específicas para el TLP: Terapia Focalizada en la Transferencia, Terapia Basada en la Mentalización, Terapia Dialéctica Conductual, que veremos a continuación:
 
¿Qué es la Psicoterapia basada en la Transferencia?
 
Otto Kernberg (1975) ha desarrollado esta terapia, basada en la Transferencia (TFP) de base psicoanalítica.
Se trata de analizar al detalle, momento a momento, la relación que se da entre el terapeuta y el paciente, para que así este último vaya tomando conciencia de las distorsiones que se dan y como ésto se relaciona con lo que él vive diariamente.
El formato de esta psicoterapia es la terapia individual, de más de una sesión semanal (dependerá de lo que considere el terapeuta), donde trabajan la integración de los aspectos positivos y negativos de sí mismo y de los otros. El focus está en el "aquí y ahora".
Descubrir los comportamientos autodestructivos vía confrontación y clarificación. El sentimiento que el paciente no quiere reconocer lo proyectará en el terapeuta, y éste ha de reconocerlo para poder trabajar en él.
 
¿Qué es la Psicoterapia basada en la Mentalización?
 
La Psicoterapia basada en la Mentalización (MBT o TBM), que fue desarrollada por Peter Fonagy y Antony Bateman en 1991, se basa en la asunción de que los afectados por el Trastorno Límite de la Personalidad tienen una distorsión del apego debido a problemas en las relaciones paterno-filiales en la infancia.
La mentalización consiste en dar forma mental a algo que es impreciso. Alude a la capacidad para imaginar estados mentales (deseos, creencias, pensamientos, sentimientos) como aquello que explica el comportamiento propio y ajeno.
Esta actividad es imaginativa, en tanto es necesario imaginar lo que los demás pueden estar pensando o sintiendo.
El tratamiento basado en la mentalización pretende desarrrollar la autoregulación de los pacientes mediante terapia de grupo de tipo psicodinámico y psicoterapia individual en un contexto de comunidad terapéutica, hospitalización parcial o ambulatoria.
 
¿Qué es la Terapia Dialéctico Conductual (DBT)?
 
Esta terapia fue creada por Marsha Linehan en 1990 y fue originariamente desarrollada para tratar a pacientes con conducta suicida.
El componente nuclear de la terapia es el aprendizaje de nuevas competencias, incluyendo la "conciencia plena" (mindfullness o meditación atenta), eficiencia interpersonal (p.ej, asertividad y habilidades sociales), manejo adaptativo de la angustia y las crisis y la identificación y la regulación de las reacciones emocionales. 
El formato habitual de la terapia es la combinación de terapia individual y terapia grupal.
 
 ¿Qué es el Mindfullness?
 
El mindfullness es una forma de meditación milenaria que se ha revelado de gran utilidad como técnica terapéutica para personas que sufren trastornos físicos y psicológicos de muy diversa índole. El mindfullness nos enseña a centrar la atención en lo que estamos haciendo en cada momento y a percibir qué sentimos o pensamos, por qué y para qué, a rechazar automatismos y a desarrollar un estilo de vida autoconsciente.
  
¿Se ha de medicar una persona con TLP?, ¿Será para siempre?

 

Hay medicaciones específicas para los síntomas que se presentan personas con TLP (depresión, ansiedad, impulsividad, síntomas psicóticos, etc.) y que resultan eficaces para disminuir la intensidad de estos síntomas. La necesidad y el tiempo de medicación depende de cada caso en el que se debe tener en cuenta la gravedad de los síntomas, la interferencia en la vida cotidiana y la evolución del caso.
En épocas de gran estabilidad personal, puede ser posible reducir e incluso eliminar la medicación, pero en épocas de mayor actividad emocional, la farmacología puede ser útil. Podria ser de forma intermitente.
 
¿Qué es una crisis?
 
Cuando la persona está en un nivel de activación emocional muy alto y hay un riesgo de pérdida de control sobre sí mismo. A medida que la persona va estabilizándose con ayuda de la terapia , tendrá crisis menos intensas y más cortas.

 

 ¿Qué hacer con una persona con trastorno límite está en crisis, y se puede causar daño a sí mismo o a otros?

 

Si la persona está en tratamiento psicológico, seguramente dispondrá de estrategias que habrá trabajado para aplicar en ese momento. En caso de que veamos que no puede aplicarlas o nos pide ayuda, podemos intentar ponerlo a salvo de sí mismo, persuadiendo para que no se haga daño y pueda hacer algo para calmarse o que nos permita hacer algo para ayudarle en esa situación.
 
En caso de que no sea posible, ponernos en contacto con el centro que lo atiende si es posible, o bien llevar la persona al Servicio de Urgencias. Si la persona no se deja, no habrá más remedio que llamar a una ambulacia o a las fuerzas de seguridad para que puedan trasladarlo al Servicio de Urgencias, donde el profesional que le atienda decidirá si es necesario estar en observación o ingresarlo en una Unidad de Agudos. A veces ésto es necesario.
 
De todas formas, creemos que una persona que realice psicoterapia cada vez ha de ser más capaz de no llegar a este extremo de recurrir a urgencias, y es la base de una buena recuperación el ir espaciando e incluso no tener que llegar a estas crisis.
Hay psicoterapeutas, sobretodo de la línea dialéctico-conductual, que dan su número de teléfono personal para los casos en que la persona puede llegar a una crisis. Y se ha demostrado que este método es muy eficaz para evitar estas visitas a urgencias.

 

¿Una mujer con TLP es capaz de tener hijos?, ¿podrá ser madre algún dia?

 

Una persona con TLP puede tener hijos y ser capaz de hacerse cargo de ellos. Pero esto depende de que consiga una disminución y estabilidad de los síntomas, así como una capacidad de autonomía. Para conseguir esta situación algunas  personas con TLP puede necesitar tratamiento, seguimiento y ayuda de las personas que le rodean para llevar a cabo una maternidad o paternidad adecuada.

 

Ante las actuaciones de una persona con TLP: ¿“mano dura” o más tolerancia?
 
Depende de cada caso y de cada situación en concreto. Como idea general, no es bueno posiciones extremas, pasar del sobreproteccionismo a la sobre exigencia. En algunas situaciones es conveniente mantenerse firmes y en otras ser más tolerantes. Es conveniente poder hablar de estos temas con el equipo terapéutico.
Es muy recomendable para las personas del entorno el acudir a realizar seminarios psicoeducativos y grupos terapéuticos para poder diferenciar precisamente cuando se debe ser más tolerante y cuando más firmes. Y recuperar así la capacidad de pensamiento y de sentido común que cuando estamos tan desbordados perdemos.
Es conocido que la validación es muy necesaria en estos casos. Aprender a validar a las personas puede ser muy útil.
 
¿Qué es validar?
 
Hay distintos niveles y tipos de validación. El nivel más básico es estar atento a la otra persona. Esto significa mantener respeto por lo que ella dice, siente y hace. Otros niveles de validación implican ayudar a recuperar confianza afirmando que su conducta tiene perfecto sentido. (ej: "por supuesto que estás enojada o enojado con el dueño del negocio porque te intentó cobrar de más y luego mentir al respecto") tratándola como a una semejante (ej: en oposición con tratar al consultante como un paciente débil mental).
Vistas›11628  Rating›0   Opinar   Leer opiniones
Website actualizado a: