Contacto Calendario





Síguenos en...

   
 Creado por:


 Con la colaboración de:






El miedo distorsiona la percepciónAñadido ›06/06/2014 3:00:21

El miedo tiene dos caras: por un lado, nos permite ser prudentes y por otro lado, nos impide desarrollarnos, arriesgar. Ese es el miedo tóxico que erosiona nuestro talento. El miedo se convierte en un problema cuando nos paraliza, daña nuestras capacidades y paraliza la toma de decisiones. Pero además es capaz de distorsionar la percepción haciéndonos ver riesgos donde no los hay.

Los compañeros del miedo suelen ser la impotencia, la parálisis, el estado de ánimo deprimido, la baja autoestima y el dolor. En ocasiones, interpretamos el temor como una señal de retroceder más que una luz verde para avanzar. Por lo tanto, a pesar de que en un principio no afrontar aquello que tememos nos produce sensación de alivio, termina siendo contraproducente a medio-largo plazo.

Por tanto, la pregunta es: ¿vale la pena vivir con miedo?, ¿Cuál es el beneficio que obtengo de sentir miedos irracionales? ¿Hay algo que pueda hacer para cambiarlo? ¿Qué me aporta esta sensación?. Y tener en cuenta que no es bueno ver peligros donde no los hay, fruto del mecanismo de proyección, que muchas veces nos hace ver cuestiones interiores fuera de nosotros mismos.

Para superar el miedo, primero habrá que identificar a qué se le tiene miedo. Después, tomar responsabilidad y reconocer que sentimos miedo. A continuación, buscar su origen. Y finalmente: establecer un plan para superar el miedo y llevarlo a cabo.

La gente que se niega a correr riesgos, vive con una sensación de temor mucho más seria que la que experimentaría si afrontara los riesgos necesarios para hacerla menos impotente.


 

Vistas›1987  Rating›0   Opinar   Leer opiniones
Website actualizado a: